Saltar al contenido

¿Cuáles son los mejores bloqueadores solares?

mejores bloqueadores solares

Dada la gran variedad de productos en el mercado, a veces es muy complicado saber qué bloqueador o protector solar elegir y saber cuál es el mejor bloqueador solar para la piel.

En este post quiero explicarte por que es importante protegerse del sol, qué tipos de protectores hay y cual es el mejor para tu piel con sus beneficios e inconvenientes.

Precedentes históricos

Ya en el antiguo Egipto, Grecia, India o los antiguos americanos utilizaban materiales para protegerse del oscurecimiento de la piel debido al sol, ya que en la antigüedad el canon de belleza era tener una tez blanca, al ser sinónimo de no necesitar trabajar la tierra y daba un cierto estatus social.

Sin embargo, no fue hasta el siglo 19 cuando se comenzó a investigar sobre los efectos cancerígenos de las largas exposiciones al sol.

Existen componentes como el óxido de zinc y derivados ya aprobados en 1952 pero el famoso dióxido de titanio no se aprobó hasta el año 1999.

Estos productos no eran muy populares entre los consumidores debido a su gran espesor y color blanco muy difícil de extender pero con la llegada de los productos con nanopartículas se han popularizado en los últimos años convirtiéndose en el componente por excelencia de los bloqueadores solares.

¿Por qué hay que protegerse del sol?

Cuando la piel humana se expone a la radiación ultravioleta se producen daños en el ADN en forma de dímeros de pirimidina sin embargo en la mayoría de casos somos capaces de reparar estás lesiones con los mecanismos naturales de reparación del ADN y en el caso de no tener arreglo las células se preparan para entrar en fase de muerte celular y evitar así que se propague el error.

A nivel físico pueden existir quemaduras que son un engrosamiento e inflamación de la capa externa de la piel o un bronceado: un efecto secundario procedente de la exposición a la radiación ultravioleta que hace a las células de la piel llamadas melanocitos crear más pigmento de lo habitual.

¿Qué tipos de radiaciones ultravioletas existen?

La principal fuente de exposición a la radiación ultravioleta es la luz solar natural existen tres categorías de radiación ultravioleta los rayos UVA, los rayos UVB y UVC.

La radiación UVC va entre 100 y 280 Nm y no suele llegar a la superficie terrestre ya que es bloqueada por la atmósfera. La UVB va entre 280 y 315 nm y es la responsable de las quemaduras el cáncer de piel y la inmunosupresión sin embargo esta radiación es indispensable para la conversión de vitamina D en formas utilizables para el metabolismo humano.

La radiación UVA va entre 315 y 400 Nm y a pesar de que no se la consideraba peligrosa estudios modernos han llegado a relacionarla también con el cáncer de piel es muy utilizada en las lámparas de bronceado de solariums y centros estéticos. 

¿Qué compuestos protegen del sol?

Existen dos grandes familias de compuestos protectores: los protectores solares orgánicos que absorben la radiación ultravioleta y son  generalmente compuestos aromáticos con grupos carbonilos conjugados como por ejemplo aminobenzoato, cinamatos, salicilatos, benzofenonas, dibenzoilmetano y alcanfor. Estos productos tienen el inconveniente de que producen bastantes alergias en los individuos.

Por otra parte tenemos los bloqueadores inorgánicos que dispersan y reflejan la radiación entre los que se encuentran el óxido de zinc y sus derivados el dióxido de titanio con partículas de gran tamaño y con nanopartículas en la actualidad en algunos casos además se añade óxido de hierro un agente bloqueador inorgánico con tinte rojizo. De todos ellos, el más utilizado es el dióxido de titanio.

¿Por qué el dióxido de titanio es el más utilizado?

Entre las características más interesantes del dióxido de titanio se encuentra su alto índice de refracción en comparación con la mayoría de compuestos con un n =  2,6142  en contraste con el agua a 20 grados centígrados que tiene n = 1,33.  este elevado índice de refracción hace que disperse con facilidad la luz visible es muy utilizado por su facilidad de producción y su bajo coste además es una sustancia químicamente inerte es decir es muy raro que reaccione con otros componentes y por su exposición  a la radiación.

El óxido de titanio es un protector de amplio espectro aprobado por la FDA (Food and Drug Administration) qué protege contra radiación UVA y UVB.

Tiene tres formas cristalinas principales: rutilo (de baja densidad) anatasa y brookita siendo el rutilo el que más índice de refracción tiene aproximadamente 4. En la Unión Europea se le considera cosmético pero en Estados Unidos sin embargo es considerado como un medicamento.

La eficacia se evalúa en función a dos parámetros el factor de protección solar FPS y la sustantividad. Para que un protector sea aceptable el valor del FPS deberá de ser al menos de 30. Es decir, si un protector tiene un factor de 30 es que puedes aguantar 30 veces más radiación que si no te lo pusieras.

El parámetro de sustantividad es la capacidad de un protector para soportar la exposición a factores externos que pueden eliminarlo de la piel como sudor o agua.

Si bien es cierto que lo que más afecta a la sustantividad es la matriz del bronceador más que el propio bloqueador siendo los geles los más sensibles a ser eliminados.

¿Es seguro el dióxido de titanio?

Para estudiar la seguridad se miran entre otros factores la capacidad de penetración que está directamente relacionada con el tamaño de partícula.

Antiguamente se usaban tamaños de 150 a 300 nm y en la actualidad se están comercializando nanopartículas de entre 20 a 150 nm 

En general al ser inerte se lo consideraban más seguro que los protectores orgánicos pero al introducir las nanopartículas se mira con detenimiento la  penetración dérmica qué podría generar problemas en la piel

Además al tener mayor superficie de contacto las nanopartículas pueden  llegar a tener más reactividad que los bloqueadores de dióxido de titanio de gran tamaño de partícula lo cual no beneficiaría al consumidor.

De todas formas, en términos generales, se les considera seguros. De hecho, las instituciones dermatológicas recomiendan utilizar protectores de amplio espectro a diario con protección solar superior a 30 y aplicarse las entre 15 y 30 minutos antes de la exposición reforzando tras mojarse o sudar demasiado.

¿Qué otros usos tiene?

El dióxido de titanio es muy utilizado en diversos usos como pinturas y revestimientos ya que proporciona opacidad y durabilidad frente al sol. En plásticos minimiza la decoloración por efecto del sol y el agrietamiento por eso es muy utilizado en exteriores. En la industria cosmética se utiliza para blanquear y espesar el maquillaje.

El dióxido de titanio también se utiliza en alimentación lo llevan pastas de dientes, chicles, pasteles… Se conoce como aditivo E-171 . A pesar de que ya no se consideraba como un aditivo alimentario seguro desde el 2020 en Francia la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) reclama su prohibición

¿Qué problemas derivan del uso de protectores solares?

A pesar de que hay debate en el tema de la penetración de las nanopartículas y del uso en alimentación también existen ciertos problemas medioambientales ocasionados por el dióxido de titanio como hemos visto con anterioridad estos compuestos son susceptibles a ser arrastrados por la piel cuando los consumidores se toman baños en las playas esto ha generado concentraciones de dióxido de titanio mayores de lo habitual en recientes estudios en playas francesas que deberían de revisarse y actuar en consecuencia.

Pero recuerda, la lucha contra la contaminación medioambiental por dióxido de titanio no es tu batalla. Los bloqueadores solares de titanio son a veces el único sistema para protegernos del sol por lo que no debes de dejar de ponerte bloqueadores solares las medidas se deben de tomar por parte de fabricantes y a nivel legislativo.

Última actualización el 2021-10-27 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados