Saltar al contenido

El día que murió Albert Einstein: 18 de abril de 1955

El 18 de abril de 1955 marcó el último capítulo en la vida de Albert Einstein, el brillante científico detrás de la teoría de la relatividad. A los 76 años, su corazón dejó de latir, sumiendo al mundo en la pérdida de un icono del siglo XX. Sin embargo, la despedida de Einstein fue notablemente discreta.

La Despedida de un Genio

El día de su muerte, Einstein yacía en el Hospital de Princeton, donde su genio había florecido en el Instituto de Estudios Avanzados. Aunque su fallecimiento convocó a una multitud de periodistas, fotógrafos y curiosos, la familia buscó preservar su intimidad durante el duelo.

Tras las Huellas de un Genio Fallecido

En la mañana de abril, un fotógrafo llamado Ralph Morse, alertado por la noticia, se lanzó a un viaje de 145 km desde su hogar en el norte de Nueva Jersey hasta Princeton. Su primera parada, el Hospital de Princeton, resultó caótica y abrumadora. Desviándose hacia el Instituto de Estudios Avanzados, Morse buscó el despacho de Einstein, donde la esencia del genio aún flotaba en el aire.

Siluetas en el Caos: La Habilidad de Morse para Deslizarse entre Intrusión e Intimidad

A lo largo de su búsqueda, Morse demostró una habilidad excepcional para navegar entre el caos periodístico y la necesidad de respeto familiar. La caja de whisky, una herramienta peculiar pero efectiva, se convirtió en su llave para desbloquear puertas y obtener testimonios visuales sin perturbar la atmósfera de despedida.

Imágenes Olvidadas Despiertan: El Legado Visual del Adiós de Einstein

Gracias a esta especie de chantaje, hemos podido admirar la pizarra de Albert Einstein tal y como la dejó días antes de dejar este mundo. Estas imágenes permanecieron ocultas a petición de la familia del físico durante muchos años. Pero ahora podemos echar un vistazo íntimo a este genio. Un tributo visual a la grandeza de un hombre cuyo legado sigue vivo en nuestra comprensión del universo.