Saltar al contenido

El misterio del temible Lago Natrón de Tanzania.

lago natron

¿Es cierto que hay un lugar tan letal que podría realmente convertirte en piedra?

Sí, amigos lectores, hay un lugar en nuestro hermoso planeta que ha sido dotado de una peculiaridad tan inusual que ha llevado a la creación de mitos y leyendas. Se trata del Lago Natrón en Tanzania, un rincón misterioso que ha desconcertado a científicos y aventureros por igual.

¿Qué hace que el agua del Lago Natrón sea tan peligrosa?

Este lago no es simplemente una masa de agua; es una maravilla natural con propiedades asombrosas y, sí, potencialmente mortales. Su peculiaridad radica en su falta de conexión con océanos o ríos, permitiéndole absorber toda la lluvia salada del desértico entorno. Sin embargo, lo que verdaderamente lo hace temible es su cercanía al activo volcán Ol Doinyo Lengai.

Ol Doinyo Lengai, majestuoso y a la vez temible, arroja una lava única, llamada natrocarbonatita o natrón, que contiene elementos inusuales como sodio y carbonato de potasio.

¿Por qué la lava de Ol Doinyo Lengai es tan peculiar?

Ubicado al noroeste de Tanzania, el volcán Ol Doinyo Lengai se alza a 2,962 metros sobre el nivel del mar, desafiando la lógica de los volcanes convencionales. Su lava, rica en sodio y carbonato de potasio, conocida como natrocarbonatita, es excepcionalmente fría, alcanzando temperaturas que no superan los 510 °C, a diferencia de los 1,000 °C comunes en el basalto.

Esta lava gris y fría, casi siempre negra o gris debido a la falta de calor radiante, fluye como el agua gracias a su baja viscosidad. La ausencia de cadenas moleculares de sílice le confiere una fluidez única, creando serpentinas «ríos» que descienden por las laderas con una gracia desconcertante.

Volcán Ol Doinyo Lengai, Tanzania

El enigma de la natrocarbonatita y su conexión con el Lago Natrón

La lava de Ol Doinyo Lengai es de un tipo peculiar: carbonatita. Este material contiene una abundancia de elementos alcalinos, destacando calcio y sodio, además de una considerable cantidad de dióxido de carbono disuelto. La natrocarbonatita, por su alto contenido en sodio, presenta un punto de fusión mucho más bajo que otras lavas conocidas, lo que explica su «erupción fría».

El inquietante lago y su tono rosado

Ahora, imaginemos la fusión de este exótico flujo de lava con el agua circundante. La mezcla resultante, compuesta de carbonato de sodio y bicarbonato de sodio, ingredientes asociados con la antigua práctica egipcia de momificación, crea un conservante extraordinario. Este compuesto convierte las aguas del Lago Natrón en un medio extremadamente alcalino, con un impresionante nivel de pH de 10.5, casi equiparable al amoniaco. Este fenómeno otorga al lago su característico tono rosado, un espectáculo visual único.

El destino inusual de quienes se sumergen en el Lago Natrón

Ahora bien, el misterio se intensifica cuando consideramos la interacción de esta mezcla con la vida. Cualquier ave que se sumerja en las aguas de este lago y no logre salir será víctima de un fenómeno asombroso: la calcificación. Este proceso convierte al Lago Natron en un lugar preferido para diversas bandadas de flamencos, capaces de resistir sus singulares condiciones.

¿Podríamos nosotros soportar las peculiares aguas del Lago Natrón?

La respuesta, queridos lectores, no es tan simple. Aunque no nos convertiríamos en piedra de inmediato, una inmersión prolongada en estas aguas podría conducir a un resultado sorprendente. Similar al proceso de momificación, el cuerpo humano se endurecería y preservaría en un macabro ballet con el proceso de descomposición.

En conclusión, el Lago Natron es más que un simple cuerpo de agua; es un testimonio de la maravillosa y, a veces, aterradora diversidad de la naturaleza. Un lugar donde la ciencia y la magia convergen, recordándonos la fragilidad y resistencia de la vida en un mundo lleno de enigmas.